Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso.Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTO
Buscar en la web

Blog Soluciones vanguardistas adaptadas a tu trabajo diario

Los tiempos adelantan que es una barbaridad

Avatar de Luís Ángel	Martínez

Luís Ángel Martínez


Publicado el 10/12/2012

Director de Sistemas y Seguridad

Hace años las páginas web se diseñaban con imágenes pequeñas para que la navegación fuera lo más fluida posible, debido a que la conexión era muy lenta. Hoy en día la velocidad de navegación es millones de veces mas rápida. La tecnología avanza imparable día a día.


Si te parece interesante, comparte:

Blog de Proconsi Dynamiza. Los Tiempos adelantan que es una barbaridadLa semana pasada, los noticiarios tecnológicos nos despertaron con el siguiente destacado: “Se ha vuelto a batir el record de velocidad de transferencia de datos a larga distancia”.


La nueva marca a batir se establece en los 339 Gigabits por segundo.

Investigadores de Caltech (California Institute of Technology), junto a miembros de la Universidad de Victoria (Canadá), la Universidad de Michigan, Vanderbilt University y el Brookhaven National Lab han alcanzado los 339 Gbps en una conexión entre Victoria (Canadá) y Salt Lake City (Estados Unidos).


Para lograrlo han utilizado tres conexiones simultáneas de fibra óptica, superando así el record establecido el año pasado de los 186 Gbps.

Lo cierto es que las cifras marean. Esa velocidad supone poder transmitir 42,3 Gigabytes por segundo, prácticamente la capacidad de un disco blu Ray de doble capa.


Cuando uno lee noticias de este tipo, echa la vista atrás y recuerda aquellas conexiones de módem sobre la línea telefónica de toda la vida. Alcanzaban la “escalofriante” velocidad de 9.600 bits por segundo (casi 38 millones de veces más lento que el nuevo record).


Parece que ha pasado una eternidad, pero esto ocurría en la primera mitad de la década de los 90, cuando uno se conectaba a Internet con aquel sonido típico que tenían los módem. Todos aquellos ruiditos, que algunos recordarán hasta con una sonrisa, y que eran la antesala de un nuevo mundo de posibilidades.


 

En aquella época había que echarle mucha paciencia, teníamos que esperar un rato para poder empezar a navegar, y eso, si teníamos la suerte de conseguirlo, ya que muchas veces resultaba una misión imposible.


En aquellos años conectarse a Internet suponía realizar una llamada telefónica, con el consiguiente coste y la consecuencia de una línea ocupada para la desesperación de los amigos y la familia, porque aunque nos parezca mentira … los teléfonos móviles aún no existían.


Entonces, la frase de moda entre amigos y familia no era otra que:  “ya está conectado a Internet…”, cuando tras dos o tres horas de intento de hablar contigo, tu línea no hacía más que comunicar.


Era la época en la que las páginas web, se “diseñaban” con muy pocas imágenes y muy pequeñas, tratando que la navegación fuera lo más rápida posible.


Un correo electrónico de 1 MB era impensable y no digamos nada de ver una película a través de Internet.


Pero, como decía Don Hilarión: “Los tiempos adelantan que es una barbaridad”.


En pocos años fue creciendo la velocidad de conexión de los modem, aparecieron las primeras líneas digitales –las RDSI- y al poco tiempo las revolucionarias ADSL.


Ya no hacía falta conectarse a Internet, estábamos continuamente conectados. Por fin las páginas web empezaban a poder diseñarse con más elementos gráficos sin tener que obsesionarnos por el peso de las mismas.


La velocidad que se ha conseguido es impresionante, pero todavía queda lejos de la velocidad media de las conexiones habituales que tenemos en nuestras casas y nuestras empresas.


A este respecto, destaca Corea del Sur con sus casi 14 Mbps de velocidad media de conexión, o los casi 11 Mbps de Japón, en torno a los 6.5 Mbps en EEUU y Canadá o los casi 4,5 Mbps de España.


Para el otoño del año próximo, se espera lograr transferencias de datos estables a una velocidad de 1 Tb por segundo en redes de larga distancia.


Es de esperar que todas estas mejoras acaben derivando en conexiones domésticas y de empresas con mayor velocidad y rendimiento.


Akamai publica trimestralmente un estudio sobre el estado de Internet, dónde se pueden comprobar, entre otras cosas, las velocidades medias de conexión en cada país.

Si tenéis curiosidad podéis visitarlo en este enlace.


Comparte tu opinión con nosotros

Rellena los campos
Ir arriba