Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso.Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTO
Buscar en la web

Blog Soluciones vanguardistas adaptadas a tu trabajo diario

¿Quién te roba el tiempo en el trabajo?

Avatar de Ángela García

Ángela García


Publicado el 15/11/2013

Dpto. de Comunicación

El correo electrónico, una reunión improvisada, el estrés o las redes sociales pueden volverse en tu contra a la hora de planificar tus tareas diarias en el trabajo. Quizá por su culpa, los resultados no son los deseados. Se llaman “ladrones del tiempo” y desde Proconsi queremos ayudarte a combatirlos.


Si te parece interesante, comparte:

Conseguir buenos resultados laborales a nivel personal no sólo depende de la destreza, motivación o esfuerzo que invierta cada uno. Hay determinados factores internos o externos que interrumpen nuestro trabajo y con los que debemos lidiar a diario. Identificar a los llamados ladrones del tiempo es el primer paso para aprender, poco a poco, a combatirlos y mejorar la productividad y eficacia empresariales. Hay estudios que afirman que estos “ladrones” pueden llegar a robarnos entre el 50 y el 70% de nuestro tiempo total de trabajo.


trabajador con ordenador, teléfono y papeles en una empresa

  • Correo electrónico: es uno de los “ladrones del tiempo” más acusado entre los trabajadores de cualquier empresa. Una práctica muy habitual es refrescar la bandeja de entrada continuamente, lo que da lugar a la pérdida de concentración. Por eso, una buena recomendación es fijarse dos o tres momentos puntuales en los que mirar el correo, responder e-mails o anotar eventos en la agenda.
  • Reuniones: muchas veces la falta de preparación de una reunión provoca que ésta se alargue más de la cuenta. Planifica el objetivo, haz un listado con los temas a tratar y estipula un tiempo determinado por cada uno de ellos, y así evitarás pérdidas de tiempo innecesarias. Convoca sólo a las personas que sean realmente necesarias en la reunión, los minutos perdidos de todos pueden sumar horas de trabajo no realizado. Otra recomendación que ayuda a agilizar las reuniones es que los miembros acudan a ellas sin su teléfono móvil personal, y así procurar que los asistentes fijen la atención en la persona que está hablando en cada momento.
  • Internet y Redes Sociales: cada vez pasamos más tiempo en las Redes Sociales. Al igual que con el correo electrónico, una buena opción es reducir el número de veces que miramos nuestro Smartphone fijando algún momento puntual en las que mirar los perfiles o determinadas páginas de Internet. Usa la Red de forma inteligente. Haz lo mismo con el teléfono, es un elemento que debe ayudarte a agilizar tareas y no a alargarlas.
  • Interrupciones: debes contar con ellas pero has de saber que la recuperación de la tarea en la que estabas trabajando te puede robar hasta 15 minutos de tu valioso tiempo.
  • Desorganización personal: mantener los documentos, físicos o digitales, en orden permitirá que las búsquedas sean más rápidas y un ahorro de tiempo.
  • Comunicación deficiente: es uno de los ladrones del tiempo que mejor se camufla, pero de suma importancia. Cuando empieces un proyecto nuevo o durante el desarrollo del mismo, asegúrate de que la comunicación con todas las personas implicadas fluye de una manera adecuada, clara y de forma que dé lugar al menor número de dudas posible.
  • Crisis: las situaciones de emergencia se dan casi de forma diaria en cualquier trabajo. La organización y planificación de las tareas cotidianas ayudarán al trabajador a ser más resuelto a la hora de llevar a cabo estados urgentes e inesperados.
  • Multitarea / estrés: no dejes que la locura te robe tu tiempo. La situación ideal se da cuando no se empieza una tarea hasta terminar la anterior. Sin embargo hay veces que la multitarea es inevitable: reparte tiempos y evita robos innecesarios de minutos.
  • Objetivos equívocos: es mejor perder unos pocos minutos en pensar qué quiero conseguir que empezar a realizar una tarea directamente provocando su paralización sin saber si el camino que estoy siguiendo es el adecuado.
  • Sin fecha: pregunta la fecha de entrega de tus trabajos. Si la respuesta es “cuanto antes”, fíjate un tope realista de acuerdo a las prioridades y evita que se forme una cola de tareas inacabadas. Cumple con la fecha y aprovecha el tiempo ganado.

Comparte tu opinión con nosotros

Rellena los campos
Ir arriba